Aunque son numerosos los sectores que pueden ser víctimas de un ciberataque, algunos como el financiero, al energético, el transporte, las telecomunicaciones o el suministro de agua son más vulnerables de sufrir sus consecuencias.