PUMA es la primera compañía deportiva con una sede central completamente “verde”. Cada una de sus instalaciones cuentan con la tecnología necesaria para hacer realidad el sueño de muchas empresas: marcar un tanto a la contaminación y no emitir ninguna emisión. Pero, ¿cómo lo logra?