Los principios de la metodología LEAN son el respeto a las personas, la satisfacción del cliente y la eliminación de las actividades que no ofrecen valor.