El Museo Victoria es uno de los ejemplos más representativos de la aplicación de la eficiencia en edificios. Además de recopilar una de las colecciones de arte más antiguas de Melbourne, se trata de una de las pinacotecas más concienciadas por el medio ambiente del Mundo.