El virus Zika es tan conocido como temido. No sólo porque no exista una vacuna específica para frenar su contagio, sino porque afecta a un sector de la población vulnerable: las embarazadas.