Alemania ha introducido en su servicio regular los trenes ICE 4 con el objetivo de ampliar la oferta de los larga distancia en un 25 por ciento para el 2030.