Las grandes ciudades se enfrentan diariamente al reto de manejar de forma eficiente sus carreteras para conseguir aligerar sus enormes flujos de tráfico y, por ende, reducir la alta contaminación por dióxido de carbono que producen.