Melbourne es la segunda capital más grande de Australia y, aunque este honor es suficientemente representativo, se la conoce por otra cosa más relevante. Durante cuatro veces consecutivas, ha sido elegida como la “Mejor Ciudad para vivir” según la Economist Intelligence Unit (EIU).