La impresión en 3D es capaz de crear todo tipo de piezas. Ahora, ha llegado a revolucionar la manera en la que generamos energía.