También en el sector de la construcción, la recopilación masiva de datos conforma un amasijo de información prácticamente indescifrable para el ojo humano. Para que dichos datos se conviertan en información valiosa es necesario convertir el Big Data en Smart Data.

El Smart Data en la construcción

El Smart Data se centra en el valor de la información: pretende generar un plus en la actividad realizada y, a partir de la toma de decisiones, ejecutar las acciones más adecuadas en consecuencia.

Siemens ha aplicado la tecnología Smart Data en BIM (Building Information Modeling, es decir, modelado de información para la edificación), un software que optimiza todos los ciclos de la vida de un edificio, desde la planificación de la construcción hasta, incluso, su demolición o renovación.

Cómo utiliza BIM la tecnología Smart Data

La construcción es uno de los campos donde la planificación es un reto: los tiempos se alargan y se vuelven imprecisos, los presupuestos aumentan, surgen problemas de última hora… Los edificios nacen en un plano estático que utilizan técnicos, obreros, ingenieros y en la ejecución del proyecto surgen las incidencias ya que a menudo cada grupo hace su trabajo de manera independiente y no de forma holística.

Esta metodología anticuada es incapaz de anticipar el proceso a largo tiempo, no promueve la coordinación y, por tanto, el “efecto avalancha” es inevitable: las entregas se retrasan, los costes aumentan, se descuida la calidad para evitar que la pérdida de tiempo se alargue y, finalmente, el usuario final queda descontento.

La solución que propone Siemens a estos problemas es un gemelo digital del edificio, es decir, un modelo virtual que contenga todos los datos del proyecto. BIM vincula todos los datos que se generan durante la fase de construcción del edificio (las previsiones y los cambios que se producen sobre la marcha) a un modelo 3D del mismo.

Por lo tanto, datos que normalmente suelen estar dispersos en diferentes áreas del proyecto, se reúnen en un mismo sistema, para que cualquier implicado pueda acceder a ellos. Estos abarcan desde los presupuestos hasta especificaciones técnicas como, por ejemplo, el grosor de las puertas o el tipo de radiadores instalados.

El Smart Data permite el control total

Siemens ha llevado los proyectos BIM al siguiente nivel. Ahora, BIM sigue funcionando también después de la entrega de las llaves del edificio. Es más, a partir de ahora está presente durante toda la vida útil de la infraestructura, lo que permite determinar cómo será su comportamiento y así optimizar su futura demanda energética ya en la etapa de planificación.

Un ejemplo del uso de BIM es la nueva sede de Building Technologies (BT) de Siemens Suiza, en Zúrich. Allí cuentan con un espacio donde todos los comparten información sobre los proyectos de edificación que se digitaliza y “se vuelca” en BIM. Todo este proceso implica el control total de la construcción gracias a que:

  • La versión virtual de la estructura del edificio cuenta con todo lujo de detalles.
  • La información está disponible durante toda la vida de la sede para todo aquel que la necesite.
  • Todas las etapas de este están vinculadas entre ellas y con los datos almacenados en BIM.

Los beneficios del Smart Data son incontables y están en muchos otros aspectos de nuestro día a día, como ya hemos podido comprobar en las Smart Cities e incluso en la Smart Mobility.