El año acaba de arrancar y en CES, el escaparate mundial de las tendencias tecnológicas, han reservado un espacio dedicado exclusivamente a 79 expositores del ámbito de la impresión 3D. ¿El motivo? Se prevé que esta innovadora técnica de fabricación transversal se convertirá en 2019 en una realidad a nivel mundial.

Actualmente las impresoras 3D se están desplegando en todo el mundo para producir artículos personalizados y prototipos únicos. Su aplicación se está ampliando a sectores que inicialmente no habían aprovechado su potencial: ya no se trata solo de producir objetos de consumo sino que la industria, la medicina, la energía y también la arquitectura disfruten de las ventajas de las herramientas 3D.

La fabricación aditiva llega al sector de la construcción

Pese a su considerable magnitud, la construcción es un sector que tradicionalmente ha innovado poco y de forma paulatina. Ahora gracias a las tecnologías digitales como por ejemplo BIM -Building Information Modeling- y la fabricación aditiva, se está transformando a pasos agigantados.

La manufactura aditiva aplicada a los procesos de construcción puede convertirse en el complemento ideal para la creación de piezas reduciendo así el desperdicio de materiales típicos del sector. El ejemplo nos llega del otro lado del charco con la impresora 3D de casas: Conconcreto, una constructora colombiana ubicada en Antioquia, ha aprovechado las tecnologías de automatización y digitalización de Siemens para crear la primera impresora 3D gran formato para el hormigón.imprimir casas en 3D

El equipo del Centro de Innovación de Conconcreto utilizó la tecnología Sinumerik de Siemens para crear una de las novedades más importantes de los últimos tiempos del sector. La impresora 3D de gran formato de Conconcreto es una de las seis que existen en el mundo y se encuentra en el Centro de Innovación de esta compañía colombiana, ubicada en las instalaciones de la Universidad EIA (Escuela de Ingeniería de Antioquia), en Envigado.

El proyecto surgió de los conceptos de fabricación aditiva y de la aplicación de los conceptos de la Industria 4.0 que aporta muchos beneficios, empezando por una mayor adecuación de la oferta a la demanda, y la posibilidad de tener un impacto a corto plazo en la sociedad.

Así es cómo funciona una impresora 3D de viviendas

La impresora 3D de Conconcreto en lugar de tinta usa hormigón. Y el uso de este material supuso precisamente el reto principal para la compañía: encontrar la receta, la mezcla perfecta que cumpliera con todos los requisitos y las necesidades en seguridad y confiabilidad.

En la actualidad la impresora cuenta con una manguera conectada que suministra la mezcla, un tablero de control, con la tecnología Sinumerik de Siemens, un controlador numérico computarizado que funciona como un cerebro y realiza formas novedosas que cumple con todas las normas técnicas y de resistencia sísmica.

Esta tecnología reconoce el software de diseño, interpreta los planos requeridos en lenguaje de programación, envía la señal a la máquina y ejecuta el trabajo programado. Así la máquina “imprime” dosis exactas de hormigón con movimientos milimétricos.

La puesta en marcha de este proyecto pone de relieve la transformación integral del diseño, de la producción y también del mismo negocio de la construcción. Tanto en Colombia como en el resto del mundo nos acercamos a la posibilidad de construir edificios de manera más rápida, a un menor coste y con un impacto casi inmediato en la sociedad.